EN INTERES PROPIO DE LOS BANCOS, SU PRIORIDAD ESTÁ EN PROPORCIONARNOS TRABAJO

Cuando el dinero recién  fabricado se pone en circulación, se hace con la contrapartida o el aval de los  fondos de activos financieros, (bienes que aporta los  bancos) pero ese dinero, en tanto no genere el crecimiento correspondiente a  ese valor, en producción, en riqueza, está  actuando en nuestra economía como si se tratara de dinero artificial, sin valor  real, tal como imprimir dinero gratuitamente para gastarlo. Con un efecto similar,  a como si el estado en vez, o además de gastar el dinero que recauda  de los contribuyentes,  y dado que tiene la maquina de imprimir  dinero, imprimiese dinero para sus gastos, sin más. Sabemos  de estados corruptos que con esa práctica de fabricarse el dinero para sus intereses, poco honestos por cierto, inundan el  mercado de billetes, provocando en consecuencia una gran devaluación de la  moneda, con elevados porcentajes de inflación. Cuando imprime dinero el estado  a cambio de  activos financieros para proporcionar liquidez a los bancos, y estos a su vez al comercio, ese dinero produce el mismo efecto en la economía  nacional  en inflación, en tanto no genere  a su vez la riqueza en crecimiento correspondiente. Los activos financieros lo  que hacen  es garantizar que esa  producción se cumpla y por tanto que estabilice el valor de la moneda. Como  ocurre con los avales de nuestras hipotecas, garantizan que se devuelva ese dinero  y por  tanto aportar una contrapartida productiva al conjunto con nuestro trabajo. Pero si no se produce ese  crecimiento, el valor de la moneda del conjunto se devalúa en la proporción del  dinero introducido en relación al dinero circulante. Hay mas dinero, mas  billetes en el mercado que productos a la venta. Por tanto tiene  que aumentar los productos  a la venta y su valor, en la medida adecuada  para que se equilibre y compense al valor de los billetes que hay.
La abundancia de dinero  nuevo al mercado en estos últimos años ha  propiciado un fuerte crecimiento  y una  fuerte revalorización de  las cosas, y eso ha permitido que aunque el dinero  puesto en circulación lógicamente va por delante del crecimiento,  los niveles de inflación monetaria por esta  razón sean mínima y  razonable. Pero  ahora ocurre lo contrario, la producción se reduce, los producto son menos, y menos  su valor especifico y hace que el valor total en nuestro mercado de los productos de intercambio sea notablemente inferior al valor del dinero que  lo representa, sobre todo teniendo en cuenta el que se acumula  en grandes cantidades guardado, inmovilizado. Y a  pesar de que en el mercado estamos viendo una  notable deflación de los precios, (se pueden comprar mas cosas con el mismo  dinero, el dinero tiene mas valor) en realidad, si dividimos la riqueza que hay, entre los billetes, el  dinero que hay en posesión  de la gente, el valor real de nuestra moneda a pesar de este efecto de mercado en deflación y precisamente por eso, el valor real del dinero está disminuyendo  en esa misma medida, y en este caso, en un porcentaje muy elevado.  En la medida que se devalúan las cosas  y se produce menos, disminuye el producto  interior bruto, y  si se hiciese ahora una revalorización, tasación de  nuestro patrimonio, vemos que todo va bajando de valor de forma muy notoria.
Si se pone nuevo dinero en  circulación para incentivar la economía con  los fondos de activos financieros, este dinero en realidad está todavía por  validarse, no integrado en nuestro circulo económico como valor real en tanto  no tenga  su verdadera contrapartida en  productos de uso y consumo, para así  mantener estable el  valor de la moneda. Si no se da esa  compensación productiva,  ocurre que se  aporta más billetes a este montón que  tenemos ya  excesivo de billetes, y  que representa  una riqueza  cada vez más mermada. Si dividimos esa riqueza  notablemente reducida, por un número de billetes notablemente aumentado, podemos  ver que el valor de la  moneda en realidad  está muy reducido.
Por eso es muy importante que  lo que se haga con ese nuevo dinero puesto en circulación  no sea simplemente para reactivar tímidamente  el consumo, para mantener  a malas  penas  los valores que tenemos, o para producir  cosas que en realidad son innecesarias en estos momentos, como por ejemplo obra  publica,   eso es  como prolongar mas la agonía
Es imprescindible,  abrir nuevos campos de crecimiento pero que  nos hagan competitivos con el exterior,   nuevos campos de crecimiento que permita generar  productos demandados, y ya que la construcción esta agotada y por largo tiempo,  este esfuerzo productivo prácticamente  solo se puede dirigir hacia nuestro comercio exterior, y este recurso solo se puede  aprovechar siendo mas competitivos, equilibrando  nuestra balanza exterior. Fijaros que equilibrar nuestra balanza no es solo vender más a mejor precio, pues en este sentido tenemos mas  dificil mejorar nuestra competitividad, frente a mercados emergentes,  sino también en no tener la absoluta necesidad  de comprar cosas de fuera, en productos que  suponen una parte muy sustancial en nuestra factura, y que podemos producir nosotros.
Este esfuerzo monetario  de ayuda solo será válido cuando tenga su  campo de crecimiento productivo, cuando tenga su respuesta en contrapartida  productiva, ahora solo posible en crecimiento externo. Crecer en competitividad  externa, especialmente concentrando el esfuerzo en la adecuada gestión de los  recursos propios.
Los bancos si se quieren  recuperarse de esta situación, pues son los que mas tienen en juego,  su supervivencia depende de que el sistema  productivo funcione, tienen que pensar que con una política de  máximas   precauciones y  restricciones, no van a sobrevivir a una caída brusca del valor del dinero, mas  brusca y abismal, en cuanto su actitud reservona de cerrar el paso del dinero, empobrecen y reducen más y más la riqueza del país, esa actitud provoca  una espiral endemoniada en caída librede de inflación monetaria. Son a quienes les  interesa en mayor medida que el dinero fluya, pero las garantías y lo que les  tiene que dar confianza no es la respuesta o los avales en garantías de  activos, sino en la promesa y garantías de futuro productivo, abriendo campos de producción que a su vez sean competitivos. Quien tiene trabajo, devuelve los prestamos  sin ningún problema, a todos nos  interesa devolver nuestros prestamos, pero por mas que lo deseemos si no  tenemos trabajo, no podemos hacerlo aunque se nos lleven todos nuestro bienes, aún  con  un valor muchísimo mayor que la deuda,  y cuando el  banco eche mano de forma masiva de esos avales, de esos activos, todo se  empobrecerá vertiginosamente por el exceso de oferta de activos. Por eso es muy importante para los propios bancos, que ellos centren su esfuerzo prioritariamente en buscarnos trabajo, en avales y garantias productivas. Hoy por hoy, únicos  activos de calidad. Y los hay en suficiencia.
 
http://comunidad.terra.es/blogs/economiamundial/default.aspx
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s