ACTIVOS FINANCIEROS DE “CALIDAD” UNA BOMBA DE RELOJERIA EN MANOS DE LOS BANCOS

Para quienes están en la  bodega del barco manejando la carga, no le es suficiente  con ponerse a cubierto, saliendo  corriendo a cubierta, sino que la carga hay  que soltar, o saltar del barco.

Del los tres errores claves  que se están cometiendo en al gestión de esta crisis, uno es confiar en los  activos financieros para poner  mas dinero en circulación. Bien es cierto que esto  tradicionalmente, son operaciones de manual. Fórmula que ha servido siempre  para imprimir dinero y que se integre en nuestro círculo comercial de  intercambio con plenas garantías de estabilidad monetaria. Pero ahora la  situación es notablemente diferente, pues precisamente el problema de la crisis  es precisamente el haber puesto tanto dinero  en circulación con esa barita mágica, y acompañado,  con gran estimulo  por  la codicia especulativa de la gente.

 

Y al respecto hay que hacer  una pequeña consideración, especialmente a los bancos, que el futuro suyo  depende del futuro de las empresas, y el futuro de las empresas depende, no de los  activos o avales que puedan aportar, sino de la producción futura que puedan  generar, si los banco estrangulan  esa  posibilidad, su futuro esta igualmente y en la misma medida  comprometido, por mas  garantiza patrimoniales que lo avalen.

 

Y esto tiene una cuentas muy   sencillas que hacer: Esta remesa de dinero que se les ha entragado  a cambio de sus  activos de calidad (aunque hoy en realidad no  hay activos de calidad en España, ver artículos anteriores) es decir imprimiendo  el estado dinero a cambio de aportar los bancos eso avales o garantías  particulares, solo tiene contrapartida valida si se compensa con producción,  con riqueza añadida como producto interior bruto.

 

El dinero siempre tiene que  ir acompañado de crecimiento en productos y servicios, si aumenta el número de  billetes y no aumenta la producción, ocurre que el dinero se devalúa en la  misma proporción (inflación monetaria) Por tanto si esta nueva remesa de dinero  proporcionada por el estado, que debería destinarse para que las empresas  activaran en la misma medida mas producción,  no se hace, se quedará en inflación neta. Pero  a esto hemos de añadir, además, la caída en al producción, ahora manifiesta  como deflación de mercado (no deflación  monetaria, pues ésta lo sería cuando hay mas productos que billetes, crece la  producción por  encima de los billetes circulantes) quiere decirse  que a la deflación de mercado  forzada por los excedentes, el exceso de  oferta, está regulando a la baja la producción.  Esto traducido en un sencillo calculo  matemático,  una producción  y mercado de valores  mermados al límite,  dividido en contrapartida por un número excesivo cada vez mayor de billetes,  a ver, con  que valor se os queda esa carga de dinero que tan celosamente guardáis. O soltáis la  carga a tiempo o saltáis del barco, creo que no queda otra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s