¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

DEMOCRACIA DIRECTA PERMANENTEMENTE PARTICIPATIVA. Equilibrio entre el poder productivo y el poder de consumo

CONCLUSIÓN: De manera que tan solo se trata de organizar el consumo, jerarquizarlo, mantener así ese equilibrio necesario con el poder productivo, y aprovechar sus inicios para implantar una democracia como debe de ser, totalmente trasparente y limpia, y sobre todo nuestra, de cada uno de nosotros, cosa que es imposible conseguir con la evolución natural de nuestras instituciones políticas tal y como están constituidas y sometidas al poder productivo. Pero ahora, con las nuevas tecnologías es fácil organizar, jerarquizar ese poder de consumo con una ‘democracia directa, permanentemente participativa’ en el que no haya gente que decida por otros, y cada cual sea dueño de su destino, asuma la responsabilidad de sus intereses más elevados, y, de sus actos. Y no olvidemos que este mundo, a modo de holograma, es donde se proyectan, se representa nuestros deseos y nuestro poder, dos caras de una misma fuerza que puja en sí misma en dualidades holográficas. En nuestras manos está que lo haga en perfecto equilibrio. ·ddpp.

* * *

Compartimos un mundo en que la inmensa mayoría de la gente viven con el afán de poseer todo lo que les rodea, y ven a los demás como objetos, simples instrumentos para satisfacer sus pretensiones egoístas y posesivas, y ante esa posibilidad, someten a sus congéneres, con toda naturalidad y sin escrúpulo alguno a la explotación y el servilismos. Esta condición humana alimenta una jerarquía de poder, oscura jerarquía, instituida en este mundo, fiel reflejo de esa condición generalizada en la humanidad, que no ven/vemos otro modo de enriquecerse/enriquecernos y defender sus/nuestros privilegios que teniendo a quienes nos rodean bajo el sometimiento y el temor, además, de la degradación y el expolio sistemático al que sometemos a este planeta. Pero en estos tiempos, en este despertar de conciencia sin precedentes, la humanidad está tomando consciencia y saliendo de ese circulo primario de comportamiento, no se si en suficiente número, pero nuestro concepto sobre la riqueza y el poder, está tomando un giro de 180 grados hacia nuestro interior: fuente de valores permanentes e inmutables. En ese proceso, nuestras necesidades y la dependencia de nuestro medio natural van a ir evolucionando con otros objetivos más sostenibles e integradores, y nuestro deseo de superación, de crecimiento, de rodearnos de los medios que nos hagan una vida grata y confortable no van a estar en conflicto con un mundo mejor para todos, pues se puede crecer, creciendo los demás, no como ahora que el crecimiento de unos pocos, supone la pobreza, en casos pobreza extrema de otros muchos (ver: Crecer, creciendo los demás. Sistema de segundo genero -agosto 16 2009-) respetando así los derechos naturales de todos, y respetando íntegramente nuestro entorno natural. Sin lugar a duda, esta es la única forma segura y estable que pueda garantizarnos a todos nuestro futuro, también para los que ahora tienen posiciones privilegiadas y así preservarlas. Pero parece ser que la brutalidad depredadora de algunas gentes, ese fondo insaciable de deseo y ambición, o ese pretender distinguirse de los demás con un orgullo que se deforma hasta la monstruosidad en el espejismo del endiosamiento, no les dejan ver esta evidencia, llevando inconscientemente a este planeta, a su vida y a la vida que hay en Él, a sus límites. Bien es cierto, que cambiar este rumbo que nos está llevando invariablemente al colapso del sistema, no depende solo de la actitud y decisiones de algunos individuos, los más influyentes en los organos de decisión de este planeta. Como vengo diciendo, estos solo son el fiel reflejo de la condición general de la humanidad, por tanto, todo depende de que la gente en su inmensa mayoria deseen en verdad este cambio, y hagan de ello su forma de vida. Una evolución o cambio en las conciencias, en suficiente número, que por añadidura produzca un cambio en el sistema. Pero a estas alturas, tengo mis dudas que esa evolución se haga en el tiempo y al ritmo que exigen las circunstancias. Aunque si bien, podría ser suficiente con una masa crítica de población que eleve su anhelo sincero y se implique con determinación, generosidad y en casos con sacrificio, por un nuevo sistema de convivencia más humano y sin estos brutales desequilibrios. Y creo, que esa masa critica en la población mundial, que pueda dar el vuelco al sistema, está.

Ciertamente que este despertar de conciencia en la humanidad es imparable y abrumador, y nunca en la historia de la humanidad a ocurrido de esta forma tan acelerara, es solo cuestión de tiempo, de breve tiempo que esto cambie a mejor (a poco que resista un poco más el planeta, claro). La diferencia estriba en como va a ser ese cambio, cuantas crisis, y cuantas situaciones traumáticas se han de sufrir todavía, y si se pueden evitar algunas, y en ese sentido me atrevo a imaginar algunas posibiliades. Algunas pautas a seguir, que no sé, si ahora apropiado o acertadas, pero llegado el momento podrían ser de alguna utilidad. Con esa intención se hace. Aunque ciertamente no se trata de reinventar nada, de una forma u otra todo está dicho y propuesto, y para que las cosas vayan bien, es suficiente con que haya honestidad y buena voluntad, no importan del signo que sean, y esa opción siempre está al alcance.

Sin duda alguna que gente válida, de buena voluntad y verdaderamente interesados en el servicio a los demás las hay, y en número suficiente para que este mundo emprenda su camino de recuperación y reequilibrio en todos sus aspectos y funciones vitales, de una forma más decidida y efectiva. Esto, que debería ser un finalidad prioritaria en los órganos de gobernación de este mundo, sin embargo, tal y como está la política de este mundo y los intereses que se cuecen en él, es difícil que se pongan al servicio de la humanidad con ese objetivo, en donde el poder de gobernación, que debería ser plataforma e instrumento de servicio, sin embargo, es una finalidad en si mismo, de poder por el poder, con la desgracia añadida que bloquea todo acceso a la gente con vocación de servicio, que son quienes podrian aportar un poco de luz y cordura a este asunto, pues a nadie, con auténtica vocación de servicio, se le ocurre entrar en pugna por la carrera política, donde la falta de escrúpulos, el escalar pisando cabezas y las necesarias habilidades para defenderse en este medio hostil y muy competitivo, lo hacen poco atractivo para nuestros legitimos y verdaderos servidores, y estos se derivan a organizaciones no gubernamentales, u otra organizaciones filantrópicas, grupos de investigación y análisis, que cada uno a su aire, con muy pocos medios y nula coordinación entre grupos, procuran por un mundo mejor. Y a pesar del esfuerzo con el que llevan alivio y esperanza a muchos rincones de la Tierra, son pocos los resultados globales que se aportan. Un extraordinario esfuerzo, que a malas penas llega a contrarrestar mínimamente las desgracias que nos proveen los de arriba, los poderosos, con sus simples y egoístas, brutalmente egoístas decisiones. Es tanto como ir apagando fuegos devastadores, con apenas otros medios que las propias manos, cuando otros los prenden con gestos, en casos caprichosos, de desmedida ambición.

Aunque clamemos y nos quejemos amargamente por como nos trata este mundo, no todos nos esforzamos, ni hacemos los méritos suficiente desde nuestro cotidiano vivir,para que este mundo sea mejor, y en el peor y más común de los casos, ignorante e incautamente cedemos con suma facilidad nuestro poder a quienes nos engañan, esclavizan y hacen de este mundo un escenario de pobreza y sufrimiento, y no por que esto sea una consecuencia indirecta de su extrema ambición y codicia, sino por que es estrategia para sus objetivos de control y subyugación. Por tanto, hemos de ser muy cuidadosos y saber a quien entregamos nuestro poder, y en este sentido es necesario espabilar, y rápido, no solo por que el tiempo apremie de lo feas que se están poniendo las cosas, sino por que hemos de ser conscientes y sabedores de nuestra posición y participación en el papel fundamental que jugamos en este mundo, saber de las razones que nos traen aquí y las responsabilidades que eso implica, y las oportunidades para eso se acaban por días. Pero fijaros que la clave para acceder a ese mundo que idealizamos cada vez más, y más gente, especialmente en estos momentos de crisis y en todos los ordenes de nuestro vivir y convivir, no está en la posibilidad de encontrar personas en quien delegar nuestro poder, que nos representen fielmente para que hagan el trabajo por nosotros, nos puedan sacar de esta situación y nos conduzcan hacia un mundo mejor. No se trata de cercionarnos bien, de a quien elegir que nos represente en los cargos de gobernación con ese deseable y mínimo espíritu de servicio y con las suficientes cualidades morales y éticas en quien poder confiar plenamente. No podemos esperar encontrar esa gente que de verdad vele por nuestros intereses más elevados, para poder elegirlos como nuestros solucionadores de problemas, sencillamente por que no van a estar ahí. Con este sistema, y con esa actitud por nuestra parte, nunca los vamos a ver como candidatos a puestos de gobernación, por que quienes nos puedan ayudar de verdad, de estar, estarán para ayudarnos, aconsejarnos, orientarnos, pero no para sustituirnos, anularnos, usurparnos la responsabilidades de elegir, de ser conscientes participes y dueños de nuestros destinos. Eso no va a ocurrir en este nuevo sistema de gobernación que está esperando ser aceptado, y que se va diferenciar claramente de este que estamos dejando atrás, por ser un sistema de gobernación NO liderado.

Resistirnos, oponernos a este sistema de gobernación caduco, no es el modo más recomendable de actuar, pues aquello que resistimos persiste, de alguna manera lo alimentamos así, y precisamente se trata de eso, de no alimentarlo. Lo alimentamos enfrentandonos a él, pero tambien otorgándole incautamente nuestro poder. Un poder que entregamos de dos formas diferentes: por una parte se lo damos a los políticos con nuestro voto, que nos hacen creer que representan nuestros más elevado intereses, cuando en realidad están puestos por los poderes económicos, a quienes en verdad se deben y a quienes favorecen prioritariamente (esto es algo que no deja lugar a duda, fácil de investigar y averiguar si nos salimos de los medios convencionales de comunicación, todos en manos de los poderes económicos. Podemos ver qué ocurre en realidad con estas democracias que tenemos de postín, a poco que indaguemos en la Red, os recomiendo que miréis, entre otros: attac , bilderberg) pero lo más grave, es que entregamos también, cada uno de nosotros, directamente, nuestro poder, a los poderes económicos de este mundo, a los que en verdad gobiernan la Tierra desde la sombra, poder que a su vez lo utilizan para esclavizarnos, someternos a sus dictaduras económicas Fijaros: ‘Utilizan el poder que nosotros les damos, para subyugarnos’. Así de tremenda como paradójica es la cosa. Y os preguntareis: ¿Como le damos el poder si no les votamos, no sabemos quienes son, ni donde están? Pues les damos nuestro poder cada vez que consumimos algo, ese el poder económico que nosotros delegamos en esta gente, cuando le ‘compramos lo que ellos venden’. Así de sencilla es la cosa.

Aunque podamos ver con claridad esta relación, estas concesiones de poder que hacemos con nuestro consumo, evidentemente no lo es tanto eludirlas, por cuanto está condicionado por nuestras necesidades, más ampliamente: por nuestros deseos. Pero en cualquier caso es difícil coordinar acciones en el control de nuestro consumo que puedan ser útiles y efectivas para hacer valer nuestros derechos, los de todos. No es fácil contrarrestar ese poder, pues bien poco se puede hacer, sino denunciar, protestar, manifestarse, etc, pero claro, esto, si bien sirve para que tome consciencia la gente, cosa que está ocurriendo pero muy poco a poco y con resultados a largo plazo, poco sirve para contrarrestar este poder de forma inmediata. Un poder que con planes cada vez más férreos y tenebrosos, y de forma cada vez más efectiva e inminente cierra su cerco. Sin embargo, sí hay una forma de oposición que parece puede dar resultados, según se aplique, es la conocida de boicotear a las empresas o sectores económicos que abusan de su predominio. Hemos visto propuestas por Internet para contrarrestar esos desmanes y abusos, invitando a la gente que dejen de comprar determinados productos a alguna de las empresas fuertes del sector, para causarle tal bajada en sus ventas que le obligue a reconsiderar su actitud. Son medidas que se proponen en algunas ocasiones, y gracias también a las facilidades de comunicación y divulgación que nos proporciona la Red. Ejercer nuestro poder directamente de este modo, ante a las grandes corporaciones, multinacionales, bancos o sectores económicos monopolistas que campean con toda impunidad y a sus anchas, puede dar buenos resultados. ¿Pero quien es capaz de coordinar un evento de este tipo y magnitud? Que toda la gente esté de acuerdo en dejar de comprar a una determinada cadena comercial, o que retiren el dinero, todos a la vez, de una determinada entidad bancaria, etc. Evidentemente y a pesar del poder que se puede ejercer con esta medida, es muy difícil coordinarla, es mucho más fácil reunir un grupo de voceros y montar una manifestación antiloquesea a punta de pancarta, a sabiendas de la lluvia de palos que pueda caer, que pretender que la gente individualmente, aludiendo a razones de solidaridad y consciencia puedan hacer algo, prácticamente desde la intimidad, en solitario, en una dirección que en primer lugar no despierta ninguna confianza de que pueda servir para algo su esfuerzo aislado, al no tener ni disponer de la suficiente intervención mediática (toda en manos del poder productivo) que nos anime lo suficiente, y nos veamos todos juntos de un modo u otro.

Ponernos de acuerdo, coordinarnos en tal alto número, y en cuestiones que tiene que ver con nuestras necesidades materiales cotidianas es bastante difícil, por no decir imposible, de hecho, invitaciones de este tipo no han prosperado ninguna. Solo podría hacerse, si estas medidas de presión estuviesen acompañadas por un interés material particular de la gente, es decir, que la gente individualmente tuviesen un interés egoísta para actuar en esa dirección. Fijaros aquí lo delicado que es este asunto, plantearse algo de bien colectivo, aprovechando el interés particular, egoísta de la gente para que funcione como elemento cohesionador, y que funcione solo, por si mismo, al punto que contrarreste el poder de las jerarquías productivas, en un equilibrio óptimo de poderes. Eso así, tal cual, me parece que no va a poder ser, pero ….

Sabemos que el poder productivo, el que manda en el planeta, se diferencia del poder de consumo, en que el primero esta debidamente organizado y jerarquizado, y el poder de consumo está diseminado, cada uno a la suya, conducido por intereses individuales con poca o nula visión de conjunto. Si se sumasen, organizasen los intereses de consumo, como se organizan y fusionan los poderes económicos para su mayor hegemonía, y esto permitiese equilibrar ambos poderes, sin duda alguna que el poder productivo no camparía a sus anchas haciendo y deshaciendo a su antojo. Por tanto, es muy importante la jerarquización del poder de consumo para consolidar y mantener ese equilibro entre poderes, tan deseado, como necesario para ambos, tanto en estos momentos de crisis, como para evitar crisis venideras, y esto es bueno para todos, pero especialmente también para el poder productivo y financiero, pues aunque se dice que el mercado en general y el financiero en particular se autorregulan por la ley de la oferta y demanda, no lo podrá ser nunca, sin sufrir estos altibajos tan brutales, sino tiene su homologo contrapuesto con el que encuentra su equilibrio natural, y de esto hay largas, notables y catastróficas experiencias, y en estos debacles financieros y de nuestra economía real, aunque sobreviva el sistema, siempre hay notables perdedores, que no quieren ni hablar de estas cosas, pero que les hubiese venido muy bien un mercado más estable, mejor regulado, menos especulativos, y no estarían pensando ahora en suicidarse o cosas por el estilo. Y si desde el pensamiento neoliberal creéis, que el debilitamiento de las clases más necesitadas, de la mano de obra productiva (chantaje al que ceden todos los gobiernos de este mundo sin excepción), las crisis que provocáis con el objeto de aplicar medidas de empobrecimiento y debilitamiento de las clases más humildes, de las fuerzas trabajadoras, incluidas las clases medias e intelectual, si creéis que esa es una buena táctica para mantener vuestra hegemonía y privilegios, os digo: que es lo único, lo ÚNICO desde aquí, que puede provocar vuestra caída si persistís por ese camino, tal es el despertar de la humanidad en estos tiempos.

Bueno, imaginemos que se puede organizar y estructurar debidamente el poder de consumo, y nosotros como consumidores, (desde nuestro lado como consumidores, por que no hemos de olvidar que también somos productores de bienes y servicios, y es igual de importante observarnos también desde esa perspectiva, aunque esas circunstancias no se den con notables repercusiones: ¿Como procederíamos si tuviésemos el poder de elegir entre nuestro interés particular y el interés colectivo? ¿Qué haríamos nosotros, cómo actuaríamos, si por ejemplo, fuésemos presidente, dueños de una multinacional? O mas sencillamente, ¿Cómo nos comportamos en nuestros cargos y responsabilidades laborales, empresariales o mercantiles? Esa condición en cada uno de nosotros es importante desvelarla, por que el equilibrio de poderes de este mundo empieza justamente ahi, en nuestro interior) podemos imponer criterios razonable y justos a los poderes productores, empresas, multinacionales, bancos, etc., pudiendo organizar nuestras compras y demanda de servicio, encauzarlas, en un marco debidamente regulado de exigencias y compromisos por ambas partes, y con el debido arbitraje sobre ambas fuerzas para exigirse el cumplimiento de esos acuerdos globales de forma justa, no como ahora que no se cumple ninguno. Sería estupendo que la cosa pudiera funcionar así, pero tener en cuenta que como en cualquier otra organización jerárquica, necesitaríamos a gente que nos represente y dirija, y tendríamos que elegir entre quienes se ofrecen para representarnos en nuestros intereses de consumo. Pero este es también un goloso pastel que no le va a pasar desapercibido a la gente ávida de poder, de dinero y de posicionarse en clase selecta, y tenemos exactamente el mismo problema que con nuestra clase política, así que los tendríamos rápidamente a los mismos, todos ahí, en el muestrario, y no tendríamos más remedio que elegir, otra vez, entre una pandilla de aprovechados que entre otras, no dejan pasar a ningún honesto servidor, a parte, que no faltaría algún que otro infiltrado de la competencia en nuestras más altas instancias representativas. Quiere decirse pues, que lo más importante en todo esto, es no tener que delegar en nadie nuestros asuntos, las tomas de decisiones y el control de esta jerarquía de poder de consumo, y para ello, tenemos la posibilidad, ya que se empieza de cero, de constituir un sistema de control, regulación y participación con total transparencia y de plenas garantías, que nos de absoluta confianza. Y tenemos el medio: Internet, que nos permite gestionar, organizar nuestro consumo como instrumento de poder, en ‘perfecta democracia’, con plena y permanente participación de cada uno de nosotros. En este caso se hace posible por que no hay que modificar nuestras instituciones políticas surgidas y fuertemente enraizadas en el oscurantismo, hecha a medida y dominadas por la élite, por los poderes productivos, sino que se puede empezar de cero, y poniendo desde cero las bases necesarias y correctas de participación democrática, como debe de ser. Esa es la ventaja inicial que nos proporciona el establecer un poder paralelo al político, que está demasiado contaminado y manipulado por el poder productivo o económico, y conseguir así el equilibrio natural y necesario entre dos fuerzas antagónicas pero de misma naturaleza, y esto indudablemente es bueno para todos, tanto igual, o más, para la élite. Todos, sin excepción, tenemos que adaptarnos a las nuevas corrientes de energía que tan poderosamente están influyendo en este planeta y provocando este despertar masivo de la humanidad, que por la forma tan inusual en que se está presentado, necesitan también de un trato inusual, y en especial de un cambio en las tradicionales formas de actuar de las élites. Las posiciones privilegiadas en la gestión de una economía mundial siempre serán necesario ocupar por la gente capacitada y con aspiraciones de servir a esos niveles, y en ese sentido siempre habrá una élite de gente que sepa y desee hacer esas funciones. Funciones que serán deseadas por apenas una minoría, pues la gente en general, en esta nueva era, estaremos preocupados y ocupados en nuestro crecimiento y realización interior, y en esa misma medida lo de fuera pierde todo interés, así que nada hay que temer en ese sentido, si bien, el poder de decisión tiene que retornar a sus orígenes, a cada uno de nosotros, a cada miembro de esta comunidad humana. Por eso, las élites tiene que evolucionar, como esos reinados que hay ahora en países democráticos, que ostenta los privilegios propios de su rango, pero no el poder de decisión de otros tiempos. Hay que tener en cuenta que el poder que utilizáis es algo que concede la gente, no es una fuerza superior a la gente que la somete y que en su caso no pueda oponerse ni contrarrestar. Si ocurre así es por que la gente no sabe de esa relación, y se entrega ingenuamente al ocultar hábilmente las intenciones. Todos los planes y verdaderas intenciones de subyugación y control se sustentan en una estructura de secretismos, falsedades y engaños, si la gente llega a comprender y establecer esa relación, de que el poder que conceden se utiliza para someternos y esclavizarnos, para la gente es muy sencillo actuar sin esfuerzo, sin oponerse ni resistencia, no hay nada contra que luchar, simplemente se trata de no entregar nuestro poder. Estáis poseyendo un poder que no es vuestro, y lo único que lo sostiene es un frágil hilo de mentiras y engaños, no hay nada solido que sustente vuestro poder, pues simplemente con la verdad vuestro poder se disuelve en la nada. La verdad nos hace libre con la misma facilidad que la luz disuelve la oscuridad, por mas densa que esta sea, y por más arraigado y amenazante que sea el poder que ostentáis y sustentáis con la mentira y el engaño, este se disuelve sin esfuerzo alguno ante la tan sola y simple presencia de la verdad.

De manera que tan solo se trata de organizar el consumo, jerarquizarlo, mantener así ese equilibrio necesario con el poder productivo, y aprovechar sus inicios para implantar una democracia como debe de ser, totalmente trasparente y limpia, y sobre todo nuestra, de cada uno de nosotros, cosa que es imposible conseguir con la evolución natural de nuestras instituciones políticas tal y como están constituidas y sometidas al poder productivo. Pero ahora, con las nuevas tecnologías es fácil organizar, jerarquizar ese poder de consumo con una ‘democracia directa, permanentemente participativa’ en el que no haya gente que decida por otros, y cada cual sea dueño de su destino, asuma la responsabilidad de sus intereses más elevados, y, de sus actos. Y no olvidemos que este mundo, a modo de holograma, es donde se proyectan, se representa nuestros deseos y nuestro poder, dos caras de una misma fuerza que puja en sí misma en dualidades holográficas. En nuestras manos está que lo haga en perfecto equilibrio. ·ddpp.

http://www.youtube.com/watch?v=kuOg6UYEuXE

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

DESPERTAR DE UNA PESADILLA

 

Si   observásemos adecuadamente, veríamos que estamos ante una crisis económica absurda: Un mundo con una capacidad productivas de bienes de consumo y servicios que puede superar varias veces nuestras necesidades, está bloqueado por que la gente  dominante, de  privilegios de  poder y  riqueza no condescienden a tomar medidas que  puedan apartarlos  mismamente de sus excesivos  intereses o que puedan hacerles sentir la mas mínima amenaza, aún en la mas pequeña parte de sus inmensos patrimonios. Si bien, afianzados a este sistema de  dominación con el beneplácito de nuestros economistas e intelectuales  que no ponen el dedo en la llaga del problema y no se  les ocurren otras formas de solución  que las que no se contemplen como tradicionalmente aceptables.  Pues si bien se cambia de métodos, no deja de ser dentro de los mismos parámetros  de un sistema y una tradición económica de   usura  indecente, y con los mismos cánones que  nos han metido en esta encerrona.

 

Más que en formulas de choque, de gran envergadura que contrarresten dentro de los mismos esquemas  de funcionamiento, se hace necesario  una forma diferente de hacer las cosas y en especial se hace necesario ver el problema por su lado sencillo. Cosas muy lógica y elemental, pero que en esa nebulosa de inaccesibilidad que siempre ha tenido el poder en sus manejos, les hace impenetrables y no permiten soluciones sencillas. Pero la comprensión elemental del problema está al alcance aún del más ignorante y menos interesado. Ver las cosas tal cual son, con su sencillez y naturalidad, y no con esa aureola de sofisticación y complejidad con que la ciencia y el conocimiento complejo tiende a adornar y rodear  todas las cosa sencillas hasta hacerlas impenetrables.

 

Cuando nuestra generaciones futura hagan balance,  echen la vista atrás y vean  las razones primeras y simples que originaron esta crisis, y vean   lo sencillamente absurdo  que fue el problema y lo fácilmente solucionable que pudo ser, teniendo todas las posibilidades al alcance, no se explicarán en modo alguno como se pudo llegar a estos extremos tan críticos. Esto que le pase a una sociedad con tantos  logros alcanzados,  científicos y del conocimiento, además va  a ser bochornoso, y se nos va a tachar con toda seguridad de ridículamente bobos, y en especial a quien lo sufrimos con mas saña, por cuanto está en nuestras propias  manos la solución.  Y no por eso, justificados por  las tretas engañosas, propias de la  condición egoísta  de quienes disfrazan esta crisis para que no la comprenda nadie, situándola en un limbo de confabulaciones y fatalidades, defecto del propio sistema que nadie puede controlar. Responsabilidades  de las que todos los que han causado el problema se exculpan con suma facilidad,  pues  a quienes manejan los destinos de este mundo egoístamente, con  esa aureola de misterio en  sus manejos de la economía e inaccesibilidad para el común de la gente, les viene estupendamente y los hace impunes.

 

Pero la ventaja de que las claves de los problemas de grandes  magnitudes  sean sumamente sencillos, es que la gente los pude llegar a comprender a cabalidad. Toda la gente sin excepción. Y esto en un estado democrático se traduce en soluciones inmediatas, y así, esta crisis puede terminar de la noche  a la mañana de un solo plumazo. Si, he dicho bien, solo con unas cuantas disposiciones claves y valientes, hoy nos acostaríamos desgraciados y mañana seriamos felices de ver que todo ha sido solo una pesadilla.

 

Pero el problema por sencillo que sea hay que verlo y comprenderlo en su raíz, y por todos.  Os digo que es la cosa mas absurda que le pueda pasar a una civilización que se precia de ser  avanzada con tanto logro y conocimiento conquistados,  cuando esto se puede impedir literalmente de  simple plumazo,  por simple decreto, y no confiando en los sofisticados y temerarios  planes de rescate de nuestros gobiernos, que ya han hecho demasiados  meritos para no continuar confiando en ellos. Sino por la voluntad popular, por la  inmensa mayoría de gente  que sufren sus torpezas y sus traiciones, y el egoísmo desmedido y brutal de quienes manejan todo esto, y eso se lo tienen que decir cada uno de los ciudadanos, y para hacerlo con convicción y que no permita respuestas sibilinas y engañosas, primero hay que comprender el problema en sus esquemas elementales y simples, cosa que no es difícil y está al  alcance de todos, sin excepción.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

HACIA UN NUEVO PARADIGMA SOCIAL

Esta crisis economica, al margen de las
posibles etapas de mayor o menor dificultades por las que pueda cruzar, pero en
esa misma medida, va a tener un notable efecto sobre la conciencia de la gente,
como revulsivo social, donde se pondrá en serio cuestionamiento las formas
tradicionales de gobernación, y en donde la participación ciudadana en los
mecanismos globales y mas vitales del funcionamiento del sistema va a ser
decisoria y estrechamente participativas, pero solo en la medida que se den
cambios en la forma particular de ser y conducirse de la gente y desde la
perceptiva de considerarse así mismos sabedores y responsables de la notable
influencia de nuestras conductas individuales en este contexto global, que ya
no pueden ser en esa actitud tibia de estar a caballo de ese mundo idílico del
bienestar que todos proclamamos a boca llena, pero que poco estamos dispuestos
a trabajar para que eso se cumpla de forma efectiva y generalizada,
inclinándonos casi siempre, (con nuestras secretas decisiones) por nuestro lado
más egoísta e interesado, ignorando, no siendo conscientes ni sensibles a las
consecuencias de nuestros actos, tanto en nuestro entorno social inmediato,
como en su ámbito más global. En este callejón sin salida y de tremenda
angustia e incertidumbre, vamos a tener la oportunidad de despertar a esa
realidad íntima de ser individualmente dueños de nuestro futuro y de lo que en
realidad queremos que sea esta tierra para nosotros y nuestra futuras
generaciones, y la acuciante necesidad de actuar en consecuencia y por tanto
ser participes directos de un mundo más justo, de establecer derechos que no
solo se queden en simples proclamas de intenciones por los organismos
internacionales y por un reparto digno de la riqueza que especialmente
dignifique a quienes reparten. O por el contrario permitir indulgentemente que
este sistema se afiance más, en manos de gente tremendamente egoísta y sin
escrúpulos, que no les importa para nada tener, como tienen bajo sus dominios,
un mundo en condiciones tan pésimas y deplorables, si con ello se afianza más y
más al poder, fortaleciendo y afirmando un sistema cada vez más subyugador.
Podemos observar, que con esta actitud de estrangular los flujos de dinero en
esta etapa de miedo e incertidumbre por parte de las entidades financieras, da
la sensación que en realidad se están situando estratégicamente ante las
difíciles circunstancias que parecen avecinarse, fortaleciendo sus posiciones,
en la mejor disposición posible para librar la batalla de la hegemonía
financiera y en consecuencia de dominio social. Las ayudas que reciben de la
sociedad y que deberían ser revertidas a la sociedad, que es lo que en verdad
sanea y con diferencia fortalecen su soporte, su base de sustentación, (si se
hiciese en acciones conjuntas de todas las entidades financieras) sin embargo,
lo están utilizando para fortalecer individualmente sus flancos más débiles y
rearmarse para entablar esa batalla por el poder entre ellos, ahora que hay
mucha gente poderosa muy debilitada, en muy difícil situación por esta crisis,
y de este modo reabsorberse unos a otros, dando como resultado un sistema más
monolítico. El derrumbe de esta economía ficticia, paralela a nuestra
realidades de mercado, pero vinculados por una gran diversidad competitiva
financiera creada sobre la especulación, ahora va a bajar muchísimo su nivel de
supervivencia, y no solo va a suponer que van a sobrevivir los mas fuertes a un
precio social carísimo, sino que les permitirá absorber con mas facilidad el
patrimonio social, fuertemente devaluado de todos, tanto de la sociedad en
general, como de las entidades mercantiles mas débiles que no puedan soportar
esta crisis. Es una crisis para hacer inmensamente ricos a los más ricos. El
patrimonio de bienes y productivo será aglutinado por los mas fuertes y lo que
es más lamentable: Sus cartearas de clientes, de voluntades, más unificadas, y
en consecuencia la sociedad mas vulnerables a ese poder oculto, de gente nada
honesta, tremendamente egoístas y con veleidades totalitarias que acostumbran a
manejar el poder político desde la sombra. Un sistema democrático en el que
tanto tienes tanto votas. Todo el sistema económico-político de este mundo se
puede fundir en colosos financieros que no tendrán que dar explicación a nadie
de sus propósitos e intenciones para con este mundo. Esta es la impresión que
me resta de todo esto, y la verdad que solo ante amenazas de esta índole, podrá
la gente despertar a nuevos formas de ver nuestras realidades sociales, y la
necesidad de cambiar no solo el sistema, sino hacia otra forma de ver la vida y
sus problemas, evolucionando hacia un nuevo paradigma social. Una nueva forma
de ver nuestras realidades sociales y nuestra implicación en ella, que no solo
empujará a nuestros políticos a que tomen medidas sociales acordes a nuestras
nuevas convicciones, necesidades o nuevos retos, sino que la política, el
poder, dejará de ser una finalidad en si misma, para ser un medio de servicio
social, solo aptos y exclusivo para los que manifiesten sin ningún tipo de duda
ni fisuras esa honesta y humilde vocación. Y que nos hará ver con diáfana
claridad, lo evidente, hasta ahora incompresiblemente oculto: Que la única
forma sostenible y segura de crecer, es cuando los demás crecen con nosotros, a
la par. Y eso es imposible en un mundo en manos de los más fuertes, de libre ý
despiadada competencia entre nosotros, y de brutal indiferencia hacia las
necesidades de los demás.

http://comunidad.terra.es/blogs/economiamundial/default.aspx

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

EL SISTEMA FINANCIERO SIN CONSCIENCIA SOCIAL

 

EL SISTEMA FINACIERO, SIN CONCIENCIA SOCIAL

 

La economía va bien, lo que va mal es el dinero. Por evidente que sea, es importante tener clara esta diferencia, pues aun nos lamentamos en general que es la economía  la que va mal, que nuestro  cuerpo económico está enfermo, pero en realidad solo nuestro medio de intercambio es el que falla, tenemos un problema de insuficiencia de sangre, no de enfermedad del cuerpo. Este es un cuerpo sano y fuerte que está siendo asfixiando por la falta de sangre, dinero. A una presión  arterial excesivamente alta le está sucediendo una excesivamente baja

.Y quienes tienen el control para regular esta función, por miedo a perder su patrimonio o parte de él, en una política de estar siempre ganando sea cual sean las circunstancias y cada vez más, impiden y restringen el paso de este medio necesario y vital, ahogando más y más nuestro cuerpo,   nuestra maquinaria productiva, que disfruta de excelente salud, con un rendimiento y capacidad  productiva para abastecer sobradamente nuestras necesidades, pero que el sistema financiero asfixia sin escrúpulo alguno, si ven que sus privilegios están minimamante amenazados.

Y esto es importante que se entienda bien. Hoy por hoy, solo hay una razón que empuje a que nuestra economía se pare por este problema, en nuestro medio  de intercambio, y es la falta de conciencia social de la gente adinerada,  reteniendo el dinero tanto por temor a   perder sus patrimonios como  a su vez  especular con el de los demás, ‘A  río revuelto’, ya se sabe: ‘ganancias de pescadores’.

Hay que tener en cuenta que  este proceso de devaluación de activos, de valer cada vez menos  las cosas, para quien más dinero disponga ahora,  tendrá la oportunidad de comprar a precio de saldo la riqueza de los más  necesitados y de quienes están sufriendo esta situación con mas crudeza. Los ricos se harán más ricos y las economías que se encuentren en dificil situación, nas débiles, tendrán totalmente saqueados sus patrimonios.  Es decir, si el sistema financiero  aguanta al máximo sin entregarnos dinero,  con la situación precaria a la que nos van a someter a toda la ciudadanía, van a poder quedarse con nuestros bienes,  con nuestros patrimonios a precios de saldo. Tendrán algunas pérdidas por las hipotecas concedidas con escasas garantías, pero es una pequeña parte correspondiente a la última etapa de euforia descontrolada en la concesión de prestamos, pero el beneficio que se llevarán al quedarse con el gran número de activos que avalan la inmensa mayoría de prestamos e hipotecas, debidamente garantizados,  será infinitamente mayor. Y los bancos saben que si aguantan el tirón,  van a redoblar sus activos de forma muy notable, y el estar depreciados,  o ahora tóxicos,  es solo cuestión de tiempo,  la realidad última es que van ser dueños de un patrimonio infinitamente mayor, e infinidad de familias esclavizados  con una deuda de por vida con ellos.

La medida de boicotear los bancos (como se está sugiriendo en algunos foros) retirando una cierta cantidad de dinero, todos al mismo tiempo, me parece que es algo que nos puede perjudicar más a los usuarios que a los propios banqueros, ocurre como  con toda huelga de servicios directos a la ciudadanía, quienes salimos seriamente perjudicados somos los usuarios.  Para los propietarios de los negocios   o directivos de la empresa, este tipo de presiones no son mas que gajes del oficio,  en realidad  llevaderas y asumibles,  pero los perjuicios de esas  medidas  de coacción que puedan tener para las compañías, nada tienen que ver, con el daño que nos hacemos, cuando nos utilizamos a nosotros mismos como rehenes.

  La solución está más bien en prescindir de los bancos para esta necesidad vital de revertir dinero a la sociedad.  Concediendo el dinero  directamente el gobierno: Nosotros, a nosotros mismos, sin intermediarios. Los riesgos para la economía, por más que se avalen con activos financieros (bienes que aportan los bancos),  hoy por hoy, son los mismos que si se regala ese dinero a los mas necesitados,  ver ( http://comunidad.terra.es/blogs/economiamundial/default.aspx

 )

Pero lo que hay que hacer prioritariamente y urgentemente es activar el dinero  que ya existe. Hay un riesgo enorme en introducir dinero nuevo, si no se hace con la absoluta conciencia de sus consecuencias  y por tanto con su debida precauciones y moderacion. Aunque esté respaldado por activos de calidad, eso puede ser una trampa, en estos momentos  que nos hay expectativas de crecimiento, pues el dinero tiene que crecer necesariamente a la par que el valor que representa,  el PIB,  si no, se traduce automáticamente en inflación monetaria.

Es muy importante que aflore el capital ya existente, el que está inmovilizado en paraísos fiscales, entre otros, ese es el dinero  que necesitamos, por que no entra dentro del caudal  controlado por los bancos y porque que no va causar efectos no deseables en inflación monetaria, es muy importante que se tomen medidas urgentes  en ese sentido.

Estimular a que aflore ese dinero, concienciando a la gente que tienen dinero retenido, de esa urgente necesidad, pues  no son lo suficiente conscientes de la gravedad de su actitud. Actitud en muchos casos  cicatera y especulativa, insolidaria e incívica, es  importante una política que invite, y en su caso fuerce  la circulación de ese dinero.

La  tendencia deflacionaria que estamos viviendo ahora  está   propiciando aún más que no afluya ese dinero, la gente adinerada  se muestra más reticente  esperando a que todo baje, para rentabilizar más su dinero. Eso en realidad es un arma de doble filo para ellos, pues el rebote en inflación de mercado  va  a ser inevitable, puesto que el valor real del dinero se esta deteriorando en la misma medida que se ralentiza la producción y se desvalorizan nuestros  bienes patrimoniales,  y eso es una realidad que pronto o tarde nos alcanzará. Por tanto es imprescindible  para todos, también para los que están especulando egoístamente sin conciencia social de lo que están haciendo, y que se van a encontrar en breve en una encerrona y caer en su propia trampa egoísta. Tened en cuenta  que  no se está  reteniendo solo un valor legítimo, sino el medio vital de nuestra economía que ahora por su falta de circulación  nos está asfixiando, y en ese aspecto el dinero es de todos en igual medida, nadie tiene derecho a retenerlo en exceso, considerándolo  como propiedad.

Hay que tomar medidas urgentes para que fluya ese dinero, inmovilizado en las cuentas particulares de todo tipo, y  que es sobrado y suficiente para nuestra economía, para que todo vuelva a la normalidad,  para reanudar otra etapa de crecimiento, ahora sostenido.

Para actuar en ese sentido el gobierno, los ciudadano tenemos que tener claro que es así, pero   como vemos también, los  gobiernos se pliegan sistematicamente a los intereses mayores de la banca, con actuaciones poco claras, pues observamos poca determinación en llevar las medidas importantes a efecto, y cómo se  hacen concesiones soslayadas y ocultas entre ellos. En realidad la ciudadanía está un tanto sola ante tamaña especulación, conspiración de los poderes ocultos en un afán totalitarista y hegemónico,  se podría decir. Esto aunque no sea claramente  constatable, es algo que hemos de  contemplar en un negro  horizonte de  posibilidades, estando como estamos  rodeados de gente  sin escrúpulos. Y se tiene que tomar medidas preventivas al efecto y  demandarlas  con rotundidad a nuestros gobernantes. Medidas en primer lugar que hagan aflorar el dinero oculto, inmovilizando y que se pueden decretar de un dia para otro,  y no dejando en manos del sistema financiero, el control de este flujo vital, que solo van a utilizar para sus excesivos y deshonesto intereses, sin conciencia social y sin darse cuenta que están empujando con su codicia desmedida e insaciable,  no solo a la quiebra monetaria, sino al propio colapso del Sistema.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EN INTERES PROPIO DE LOS BANCOS, SU PRIORIDAD ESTÁ EN PROPORCIONARNOS TRABAJO

Cuando el dinero recién  fabricado se pone en circulación, se hace con la contrapartida o el aval de los  fondos de activos financieros, (bienes que aporta los  bancos) pero ese dinero, en tanto no genere el crecimiento correspondiente a  ese valor, en producción, en riqueza, está  actuando en nuestra economía como si se tratara de dinero artificial, sin valor  real, tal como imprimir dinero gratuitamente para gastarlo. Con un efecto similar,  a como si el estado en vez, o además de gastar el dinero que recauda  de los contribuyentes,  y dado que tiene la maquina de imprimir  dinero, imprimiese dinero para sus gastos, sin más. Sabemos  de estados corruptos que con esa práctica de fabricarse el dinero para sus intereses, poco honestos por cierto, inundan el  mercado de billetes, provocando en consecuencia una gran devaluación de la  moneda, con elevados porcentajes de inflación. Cuando imprime dinero el estado  a cambio de  activos financieros para proporcionar liquidez a los bancos, y estos a su vez al comercio, ese dinero produce el mismo efecto en la economía  nacional  en inflación, en tanto no genere  a su vez la riqueza en crecimiento correspondiente. Los activos financieros lo  que hacen  es garantizar que esa  producción se cumpla y por tanto que estabilice el valor de la moneda. Como  ocurre con los avales de nuestras hipotecas, garantizan que se devuelva ese dinero  y por  tanto aportar una contrapartida productiva al conjunto con nuestro trabajo. Pero si no se produce ese  crecimiento, el valor de la moneda del conjunto se devalúa en la proporción del  dinero introducido en relación al dinero circulante. Hay mas dinero, mas  billetes en el mercado que productos a la venta. Por tanto tiene  que aumentar los productos  a la venta y su valor, en la medida adecuada  para que se equilibre y compense al valor de los billetes que hay.
La abundancia de dinero  nuevo al mercado en estos últimos años ha  propiciado un fuerte crecimiento  y una  fuerte revalorización de  las cosas, y eso ha permitido que aunque el dinero  puesto en circulación lógicamente va por delante del crecimiento,  los niveles de inflación monetaria por esta  razón sean mínima y  razonable. Pero  ahora ocurre lo contrario, la producción se reduce, los producto son menos, y menos  su valor especifico y hace que el valor total en nuestro mercado de los productos de intercambio sea notablemente inferior al valor del dinero que  lo representa, sobre todo teniendo en cuenta el que se acumula  en grandes cantidades guardado, inmovilizado. Y a  pesar de que en el mercado estamos viendo una  notable deflación de los precios, (se pueden comprar mas cosas con el mismo  dinero, el dinero tiene mas valor) en realidad, si dividimos la riqueza que hay, entre los billetes, el  dinero que hay en posesión  de la gente, el valor real de nuestra moneda a pesar de este efecto de mercado en deflación y precisamente por eso, el valor real del dinero está disminuyendo  en esa misma medida, y en este caso, en un porcentaje muy elevado.  En la medida que se devalúan las cosas  y se produce menos, disminuye el producto  interior bruto, y  si se hiciese ahora una revalorización, tasación de  nuestro patrimonio, vemos que todo va bajando de valor de forma muy notoria.
Si se pone nuevo dinero en  circulación para incentivar la economía con  los fondos de activos financieros, este dinero en realidad está todavía por  validarse, no integrado en nuestro circulo económico como valor real en tanto  no tenga  su verdadera contrapartida en  productos de uso y consumo, para así  mantener estable el  valor de la moneda. Si no se da esa  compensación productiva,  ocurre que se  aporta más billetes a este montón que  tenemos ya  excesivo de billetes, y  que representa  una riqueza  cada vez más mermada. Si dividimos esa riqueza  notablemente reducida, por un número de billetes notablemente aumentado, podemos  ver que el valor de la  moneda en realidad  está muy reducido.
Por eso es muy importante que  lo que se haga con ese nuevo dinero puesto en circulación  no sea simplemente para reactivar tímidamente  el consumo, para mantener  a malas  penas  los valores que tenemos, o para producir  cosas que en realidad son innecesarias en estos momentos, como por ejemplo obra  publica,   eso es  como prolongar mas la agonía
Es imprescindible,  abrir nuevos campos de crecimiento pero que  nos hagan competitivos con el exterior,   nuevos campos de crecimiento que permita generar  productos demandados, y ya que la construcción esta agotada y por largo tiempo,  este esfuerzo productivo prácticamente  solo se puede dirigir hacia nuestro comercio exterior, y este recurso solo se puede  aprovechar siendo mas competitivos, equilibrando  nuestra balanza exterior. Fijaros que equilibrar nuestra balanza no es solo vender más a mejor precio, pues en este sentido tenemos mas  dificil mejorar nuestra competitividad, frente a mercados emergentes,  sino también en no tener la absoluta necesidad  de comprar cosas de fuera, en productos que  suponen una parte muy sustancial en nuestra factura, y que podemos producir nosotros.
Este esfuerzo monetario  de ayuda solo será válido cuando tenga su  campo de crecimiento productivo, cuando tenga su respuesta en contrapartida  productiva, ahora solo posible en crecimiento externo. Crecer en competitividad  externa, especialmente concentrando el esfuerzo en la adecuada gestión de los  recursos propios.
Los bancos si se quieren  recuperarse de esta situación, pues son los que mas tienen en juego,  su supervivencia depende de que el sistema  productivo funcione, tienen que pensar que con una política de  máximas   precauciones y  restricciones, no van a sobrevivir a una caída brusca del valor del dinero, mas  brusca y abismal, en cuanto su actitud reservona de cerrar el paso del dinero, empobrecen y reducen más y más la riqueza del país, esa actitud provoca  una espiral endemoniada en caída librede de inflación monetaria. Son a quienes les  interesa en mayor medida que el dinero fluya, pero las garantías y lo que les  tiene que dar confianza no es la respuesta o los avales en garantías de  activos, sino en la promesa y garantías de futuro productivo, abriendo campos de producción que a su vez sean competitivos. Quien tiene trabajo, devuelve los prestamos  sin ningún problema, a todos nos  interesa devolver nuestros prestamos, pero por mas que lo deseemos si no  tenemos trabajo, no podemos hacerlo aunque se nos lleven todos nuestro bienes, aún  con  un valor muchísimo mayor que la deuda,  y cuando el  banco eche mano de forma masiva de esos avales, de esos activos, todo se  empobrecerá vertiginosamente por el exceso de oferta de activos. Por eso es muy importante para los propios bancos, que ellos centren su esfuerzo prioritariamente en buscarnos trabajo, en avales y garantias productivas. Hoy por hoy, únicos  activos de calidad. Y los hay en suficiencia.
 
http://comunidad.terra.es/blogs/economiamundial/default.aspx
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CRECER, CRECIENDO LOS DEMÁS

 

Una vez leído el resumen de tu libro en  http://desafiosilencioso.blogspot.com   he decidido cambiar la descripción de mi blog en

http://comunidad.terra.es/blogs/economiamundial/default.aspx  sobre la crisis económica 

Y le digo a Carolina que es posible el cambio  sin contar con tantas voluntades, más solo con la nuestra propia. Solo nos tenemos  que preocupar de cambiar nuestro  mundo interior. Nada impedirá que todo  cambie a nuestro alrededor  como fiel reflejo. Si nuestra procuración está en el bien de los demás, los demás crecerán haciéndonos crecer a nosotros sobre esa base sólida y firme de futuro, que es la felicidad y el bienestar de todos.  Pero es una condición que ha de estar firmemente establecida en nosotros. Nuestro orgullo y egoísmos a veces nos hacen ver en nosotros, conductas generosas y desinteresadas, cuando en realidad encubren, justifican acciones egoístamente  interesadas, y en realidad solo aportamos pequeñas limosnas a ese gran ideal. Nuestro cambio ha de ser profundo de absoluta entrega, dejar de pensar definitivamente en lo que  es mío, para pensar en lo que es nuestro, no de un determinado grupo, sino  de todos sin excepción, y la vida con sus numerosas y variadas circunstancias y experiencias ponen a prueba a  cada una de las facetas de nuestra personalidad, obstáculos a esos ideales de un mundo mejor, para que se pongan de manifiesto y podamos desprendernos de ellas. Es un  trabajo arduo lento, de permanente observación de nosotros mismos con absoluta objetividad y honestidad, que puede ocupar casi toda una vida, pero los resultados son irreversibles y definitivos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario